lunes, 12 de marzo de 2012


CLAUSURA I MUESTRA CINE NEGRO VILLA DE SALOBREÑA
El pasado sábado se clausuró la I Muestra de Cine Negro Villa de Salobreña con la participación del director Álex de la Iglesia a quien concedieron un premio  por toda su trayectoria profesional.
He tratado de hacer una crónica un poco diferente a lo habitual.
Esto es mi pequeño homenaje al género negro:

“ CRONICA DE UNA TARDE EN NEGRO ”

Aquella tarde nos encomendaron una nueva misión. Mi compañera de la agencia de detectives y yo nos desplazamos hasta el Auditorio de la localidad de Salobreña. Durante toda la semana se estaban realizando una serie de actividades relacionadas con el mundo del cine.
Teníamos la misión de estar alerta y vigilar todo lo que pudiera pasar durante esa tarde ya que a través de un anónimo enviado a la central de policía, amenazaban con producir una gran conmoción  para la industria cinematográfica. 


Sin levantar sospechas, nos camuflamos entre la gente que allí estaba para asistir al encuentro. Todo estaba listo para la llegada de su invitado principal, un director llamado Álex de la Iglesia. Cuando bajó del coche , el director de la muestra Juan Madrid, lo recibió muy efusivamente junto con el resto de autoridades allí presentes.






Ya dentro del Auditorio y haciéndome pasar por uno de sus más fervientes admiradores, traté de acercarme lo máximo posible a él y disimuladamente comunicarle que estuviese alerta porque algo extraño podría suceder.






Una vez comenzado el coloquio, hablo, hablo y hablo de muchas cosas, de sus inicios en el cine, anécdotas de rodajes, dificultades para realizar películas, e incluso de un proyecto nuevo que tiene en mente , algo de unas Brujas de Zugarramurdi y de sus actores.







Alguien decidió que aquello ya se estaba alargando más de la cuenta , y lo dejaron con muchas, muchas más ganas de seguir contandonos cosas.









Además, se entregó un premio con un nombre muy curioso, algo así como  “ Bala de azúcar” al mejor cortometraje titulado “Dación en Pago” de Pablo Accino . Y como no, a él también le dieron otra se esas estatuillas con forma de pistola.







Todo parecía estar ocurriendo con normalidad hasta que de pronto Álex recibió una llamada a su móvil, el semblante de su rostro cambio por completo y……

           Jamás supimos el contenido de aquella llamada, pero sí que a raíz de ella , todo cambio. Álex dejó el mundo del cine para convertirse en aquello que más odiaba, un vendedor de seguros  y bueno yo fui despedido de la empresa de detectives y culpado por la Academia de Cine de haber sido el responsable de aquella  gran pérdida para ellos.
Ahora trabajo como tele-operador para una compañía de telefonía,
 ¡Qué irónico verdad!
 -  FIN -


             (Advertencia: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia)